jueves, 15 de julio de 2010

Noches míticas ... o cómo ser un pringado







¿Os acordáis de un anuncio de la Agencia Antidroga, en el que se veían un montón de imágenes de "así te ves tú" - "así es como te ven"? Pues os voy a poner unos ejemplos, a modo ilustrativo y sin relación ninguna con la realidad.

1. Dos tipos entran en un bar. Mejor dicho, dos tipos entran en un bar al que van, básicamente, porque la camarera está "bastante buenorra" (y cito textualmente a uno de los tipos). Ellos se ven como dos muchachos encantadores y que son capaces de articular correctamente cualquier frase, a los que de pronto les ha entrado un poco de hambre. Piden algo educadamente, y se lo comen.
Desde fuera: entran dos tíos dando voces en un bar, y se quedan mirando fijamente la barra. Observan las napolitanas de chocolate con los ojos prácticamente colgando. Farfullan algo así como "ppfssfpppssss... chocolate....". Engullen la napolitana como si estuvieran a punto de morir de inanición. Dicen "pppspsffffppfps... cerveza!". Salen del bar.

2. Tres amigos salen de un bar. Una chica pregunta "¿tenéis fuego?". "Claro". "Si queréis os hago un tatuaje con rotulador a cambio".
En la cabeza de los tres amigos: ¡qué buena idea! ¿Acaso a alguien se le puede ocurrir algo mejor que un tatuaje con rotulador imborrable? Hey, un auténtico tatuaje molón, mezcla de carcelario y de macarra de polígono industrial. Además, la tía está bastante buena. ¡Inmortalicemos es momento... gracias a Dios los móviles tienen cámara! Sin ninguna duda, somos los más guays del barrio.
La gente que pasa, sin embargo, ve a tres idiotas con el brazo lleno de palabras góticas absurdas, que una tía con pinta de yonki les está escribiendo. De nuevo, gracias a Dios existen las cámaras, para ver cómo estos tres amigos son, con toda seguridad, los más pringados del barrio. Y los tatuajes feos. Y la tía era más parecida a un troll que a una persona.

3. Cuatro colegas entran en un bar.
En su cabeza: ¡Joder, pero qué muerto está esto! Hey, además somos los más molones, y llevamos tatuajes. Vamos a bailar a lo loco, ¡el bar es nuestro! Qué diantres (diantres??)... ¡¡¡vamos a rapear!!!! Yujuuuuuu.....
En la realidad: en el bar (en el que TODO el mundo está tranquilamente sentado, tomándose una cerveza), entran cuatro tipos con los brazos pintarrajeados, dando brincos, saltos y botes. Después de una hora haciendo coreografías grupales, con movimientos que es una pena que no se hayan grabado, porque estoy segura de que ganarían más de un premio (no voy a decir de qué), se ponen en círculo y empiezan a actuar como si fueran el Príncipe de Bel-Air en una película de Spike Lee. Sí, son ellos: los más pringados del barrio.

Y podría seguir y seguir, contando más situaciones imaginarias en las que la realidad de nuestra mente y la realidad de la Realidad no terminan de ser iguales... pero supongo que más o menos os hacéis una idea.

Moraleja: ... La verdad, no sé ni qué decir... pero deberíais ver lo que molaban los tatuajes...

5 comentarios:

  1. jajaja me parto con estos "pringaos" felices!!!

    ejem...quiero decir...me interesa mucho(a nivel artístico e intelectual) la exploración que realizas en tu blog de la fina línea que separa lo patético de lo legendario, y cómo ilustras con ejemplos acertados(pero ficticios...que sólo pueden ser fruto de una imaginación desbordante) lo flexible que puede ser el concepto de "realidad" en su relación con los sentidos, la percepción y la conciencia.

    Alguna moraleja suelta que me ha sugerido el texto:

    moraleja_1: las camareras atractivas invierten el curso evolutivo del hombre e incrementan el riesgo de padecer diabetes, asi como de padecer didículo a ojos de los demás... Evítalas, o contémplalas en lejanía.

    moraleja_2: la memoria humana trae photoshop de serie, es muy potente y no necesita cargador... No lleves cámara cuando salgas de fiesta, los resultados nunca serán los esperados.

    moraleja_3: cuando te sientes el más pringado del barrio, en realidad los demás te ven como un tío superguay, y viceversa...así que dálo todo, siente el beat and shake your moneymakerrr!!!!!ouwyeah jajaaja y que te quiten lo bailao(...si pueden).

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja....esta supera a la historia del anonimo que le gustaba love of lesbian...deberias dejar de verte con gente como esta....y espero que no sea la misma persona, nadie puede ser tan triste en esta vida.
    Por cierto, me ha contado un amigo...que en verdad la percepcion del trol de mordor no era igual para todos...vamos, que eras la unica que veias la belleza interior sobre la exterior.

    ResponderEliminar
  3. y a esto hay que sumar el efecto Facebook que unido a un movil con camara es peligroso... siempre alguno de los protas piensa que es estupendo inmortalizar en la red y compartir con el mundo el momento tatoo (momento por otro lado inexistente, todo hipotético, claro...)

    ResponderEliminar
  4. Borja: gracias por tus moralejas. La de las camareras no me preocupa, no creo que me afecte... o sí? La del photoshop de serie, me encanta, pero me hace pensar que igual la idea de "jo, hace 5 años sí que era guay, tendrías que haberme visto entonces" es también fruto de mi imaginación. Y la de "shake your body" me convence de que hoy, sí que sí, tenemos que salir!
    Anónimo: ¿perdón? ¿cómo que era la única que veía la belleza interior? YO NO ESTABA AHI, repito, es una situación imaginaria con personas imaginarias.
    Claket: lo sé... tremendo documento... En el fondo tienen razón los Amish en eso de que la tecnología es producto del Diablo...

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Soy Luz Montalbán y le he echado un vistazo a tu página. He visto que igual te interesaría aumentar las visitas, y por ello, si te parece bien, podemos colaborar.
    Si te interesa escríbeme y te doy más detalles de la propuesta ok?
    Un saludito!
    Luz Montalbán
    luzmontalban@gmail.com
    http://es.linkedin.com/in/luzmontalban
    @LuzMontalban

    ResponderEliminar

Tragos